Sunday, January 24, 2010

Hermana Miau

Cats and Dogs (2001) tenía un trailer que amenazó, en mi mente, con cambiar la faz de todos mis recuerdos del cine pasado y por venir: era la historia de la guerra semioculta que se juega desde tiempos inmemoriales bajo las narices humanas sin que los humanos se percaten: cómo los Gatos reinaron y mantuvieron bajo su yugo hipnótico a todas las dinastías regias de Egipto, a despecho de los Perros, una raza de cuadrúpedos serviles que se había dejado domesticar fácilmente en otras zonas del plano; era posible reconstruir las huellitas de los Gatos detrás de cada momento clave de la historia, como Zeligs peluditos, siendo ellos, no los humanos, los auténticos hacedores de los destinos históricoss; y cómo los Perros, aprovechándose de la confianza que les había dado el pacto de sumisión con el Humano, en los últimos tiempos habían aventajado con creces a los Gatos a fuerza de conseguirse trabajos alcahuetes como puestos de policía, rescatismo, brigadas antiexplosivas, poniendo sus domesticados hocicos a trabajar para la DEA y el FBI. Pero los Gatos estaban hartos de estos manejos perrunos, y habían decidido que era hora de retomar el poder.

Los Gatos no contaban con un enemigo inesperado: ideología descerebrada y patriota. Cats and Dogs toma otro recodo: al mando de un adorable perrito Beagle, los Perros se vuelven paladines del género humano, identificado con USA, y los Gatos -comandados por un poco atlético y neurótico Mr. Tinkles- una manga de terroristas que atentan contra el American Way. Aunque hay aquí un núcleo de verdad encantador -el temperamento aristocrático gatuno siempre preferirá dormir a honrar la hiperactividad del american dream-, la ejecución era desastrosa, y los Gatos terminaban qua villanos deslucidos.

Mi gatita se murió el sábado. Me so, so sad :'(. Fue mi colaboradora y musa fundanticial para el personaje de la pequeña Montaigne Michelle -uno de los más importantes de LTS-, y desde mañana mi pequeña yacerá en algún pet cementery, si el veterinario no me engaña y ya no la arrojó in the trash. Y como no tengo fotos de ella, ni peliculitas, porque se las ha tragado como piedras mi disco muerto irrecuperable, me consuelo en pensar que existe verdaderamente una esencia gatuna universal, de la que todos los gatitos participan y que cada muerte particular es el fin de un conjunto de particularidades, que no bastan para refutar la inmortalidad, toda vez que la esencia gatuna universal se manifieste en la presencia de una mosquita por capturar, una mariposa que perseguir o un pedazo de comida que robar. El repertorio de particularidades de un gatito particular es el espejo cerebral de nuestros recuerdos de ellos; y la esencia universal gatuna nos releva de estar condenados a morir de tristeza en la contemplación de sus pequeñas reencarnaciones. Sí tengo videos de una instancia de la esencia gatuna universal que es superstar de youtube.

y este poema que escribió JLB, "A un gato":

No son más silenciosos los espejos
ni más furtiva el alba aventurera;
eres, bajo la luna, esa pantera
que nos es dado divisar de lejos.
Por obra indescifrable de un decreto
divino, te buscamos vanamente;
más remoto que el Ganges y el poniente,
tuya es la soledad, tuyo el secreto.
Tu lomo condesciende a la morosa
caricia de mi mano. Has admitido,
desde esa eternidad que ya es olvido,
el amor de la mano recelosa.
En otro tiempo estás. Eres el dueño
de un ámbito cerrado como un sueño.

3 comments:

dasbald said...

Del amigo de Gertrude Stein para Miss Pola
http://www.amazon.com/exec/obidos/tg/detail/-/159017223X/ref=ord_cart_shr?_encoding=UTF8&m=ATVPDKIKX0DER&v=glance

srta.pola said...

oh, lo quiero

Martín Ludwig said...

La historia de un amor eterno:

http://www.corriere.it/Rubriche/Animali/Articoli/2007/06_Giugno/29/gatti_origini_mesopotamia.shtml

(Amo el sonido de la frase "La storia del felice incontro tra esseri umani e gatti [...]".)