Tuesday, July 29, 2008

Berni's

No puedo evitar relacionar el gran robo de los Bernis con la saga de artistas conceptuales/piratas del asfalto que describió el maestro patafísico Rafael Cippolini en su magno "Arte, delito y electrodomésticos", publicado hace un par de años en Ramona. No encuentro el ejemplar, creo recordar con claridad que en "Arte..." un grupo de piratas del asfalto dibujaba en las paredes del container de los camiones robados dibujos de electrodomésticos, que luego robaba interceptando cargamentos de electrodomésticos (reponiendo el objeto real sobre su representación, es decir, jugando con la tensión de una representación que sólo se daba a través de la realización de un delito)... y me imaginaba que el gran robo de los Bernis era una etapa figurativa o una puesta en escena curatorial o un comentario sobre la historia del arte argentino de estos singulares artistas conceptuales/piratas del asfalto disfrazados de policías del conurbano que, en una operación de 3 hombres, un fiat Gol y un camión, se hicieron con (reificaron, en sus manos) 15 obras del maestro del arte argentino que supo representar en la tela a los pobres, los marginales, los ladrones.

8 comments:

rafael cippolini said...

Hola Pola
Es un caso muy interesante.
Méndez y el hijo de Berni y los piratas del asfalto. Seguiremos los avances con sumo interés.
Con respecto al ensayo que citás, la versión definitiva aparece en Contagiosa paranoia. A principios del 2002, el Malba nos convocó a Pablo Siquier y a mi para realizar una curaduría. La primera versión del texto fue un boceto de trabajo para esa expo que finalmente el Malba decidió no hacer. Cuatro años después tuvimos una oferta para realizarla de Liliana Piñeiro,entonces directora del Centro Recoleta, pero no nos dieron los tiempos. Hace unos meses recibí un mail súper entusiasta de Marcela Rohmer, que leyó el libro y me instigaba a poner manos a la obra. Con esta noticia vulevo a pensarlo. Quizá sea tiempo de realizarla.

srta.pola said...

wow... si!!! sería geñal.

Isil said...

A pleno Cippolini! Te re apoyamos y armamos una vaquita para comprar drogas, moguls y demas estimulantes necesarios!

Anonymous said...

gomitas moguls, sugus de manzana y paco (colonia paco)

El Mellizo said...

berni debía terminar así, en manos de piratas del asfalto, y no de ladrones de guante blanco como hay en el malba, no? ladrones más barderos como su obra.

srta.pola said...

jeje

rafael cippolini said...

Lo cierto es que los piratas del asfalto que roban obras de arte terminan trabajando para ladrones de guante blanco que las atesoran para su deleite privado impidiendo que cualquier otro pueda conocerlas.

srta.pola said...

sí, la intervención tiene que tener un plazo acotado, las obras deben regresar al público de modo de no quebrar el imperativo kantiano de lo bello como lo que es "sin interés": sólo así se da la sinnliche Scheinen der Idee :D

yo creo que va a ser como cuando desapareció esa primera edición del Facundo en una toma del palacio pizzurno, y el libro apareció una semana después -un plazo acotado de indignación seguido de alivio y pax sarmientina