Sunday, September 20, 2009

En la Biblioteca

dos potencias: Jorge Dotti y Horacio González, novela rosa en mano












un público atento y amiguis queridxs












una orquídea en la oreja












Esta es la 3ra parte de la presentación en la Biblioteca de la 2da edición de las teories; con el maravilloso Ariel Schettini, que despertó locura entre los asistentes. (subo en este orden porque soy un queso con el Final Cut Pro y sigo rendereando al infinito, pero ya vienen Horacio y Jorge!!!). Creo que salió algo en la Ñ pasada sobre la presentación, no lo leí; en todo caso prefiero escuchar las versiones ajenas, yo sigo emocionada y no sé bien qué decir

Ariel Schettini sobre Las teorías salvajes, Biblioteca Nacional from srta pola on Vimeo.

5 comments:

Milton Laufer said...

Excelente!

(y excelente camarógrafo y editor ;) )

Claude said...

Que increÍble Gundula, estoy escuchando la mejor versión de Heidenroslein que conozco. Buen playlist! Felicidades por todo el boom de las teorías.. se lo ve a RI en una de las fotos, en el fondo XD

Roque Farrán said...

Hola Pola, me alegra que te haya ido tan bien en la Biblioteca Nacional. Tu libro me sugirió algunas ideas que te paso a comentar:
1. No hay iniciación
2. Toda transmisión es fallida o involuntaria
3. Hay una (no) relación con la cultura, por tanto cuando acontece es por reapropiación violenta.
4. Me gustó la hipótesis de que pueda suceder en el enlace contingente de tres tiempos, tres personajes conceptuales o registros de la experiencia (en un nudo simultáneo, diría)
Saludos!

Carlos said...

Mejor hubiera sido escucharte algo mas a vos en el video. Me baje el primer capitulo x internet, no sabia nada del libro, mañana lo compro. Intuyo medio posmo tu novela en la mirada politica(solo lo intuyo) aunque no con poco vuelo. Mejor no hablar al pedo. Sobre todo sabiendo que te "sacaremos" echa una soldada peronista!

PD: belleza infinita, CASI integral.

Cece said...

me copa cómo te animás Pola, y llevás las cosas hasta el fondo. Es la audacia lo que no te perdonan! Aguante esa audacia.
besos