Sunday, June 7, 2009

Emboscarse

«Irse al bosque», «emboscarse» - lo que se esconde detrás de esas expresiones no es una actividad idílica.

En el hecho de "irse al bosque", de «emboscarse» — esto es, en lo que en adelante llamaremos «emboscadura» — contemplamos la libertad de la persona singular dentro de este mundo.

No se discute que este mundo ha cambiado y sigue cambiando, y que lo hace por necesidad; pero con ello ha cambiado también la libertad.
(El miedo adopta siempre la máscara, el estilo, de los tiempos.)

No ha cambiado en su esencia, desde luego, pero sí en su forma. Estamos viviendo en la Edad del Trabajador. La emboscadura crea dentro de ese orden el movimiento que lo separa de las formaciones zoológicas. La emboscadura no es ni un acto liberal ni un acto romántico, sino el espacio de juego de pequeñas minorías selectas; éstas saben qué es lo que viene exigido por nuestro tiempo, pero saben también algunas cosas más.

La oscuridad de la caverna del espacio cósmico, las visiones de los eremitas, los engendros del Bosco y de Cranach, los tropeles de brujas y demonios de la Edad Media, son eslabones de la eterna cadena de la angustia; eslabones de una cadena a la cual el ser humano se encuentra adherido como lo estuvo Prometeo al Cáucaso.
Visto a esta luz, el bosque es la gran Casa de los Muertos, es la morada de un peligro aniquilador. Es tarea del director de almas llevar a su dirigido a ese lugar para que en él pierda el miedo.
Der Waldgang, de Ernst Jünger + el fantasma de Carl Schmitt y su teoría de la partisana

7 comments:

Ulises said...

Me encantó tu reflexión filosófica arbórea..

Me encata tu blog, además.

gemeloscocteau said...

uy, que loco, lo que escribiste me remitió a uno de mis cuadros preferidos, fascinante y siniestro, La isla de los Muertos, de Arnold Bocklin.

chicaenminifalda said...

y abrazar un árbol? es algo completamente naife?

Casaubon said...

Hermosa concordancia entre texto e imagen ;)

Anonymous said...

Sta. Pola: ¿"Edad del Trabajador"?

srta.pola said...

mais oui, ver Jünger y el fracaso de la figura del Trabajador como motor del estado y la política

Dro! said...

Ni bien entro a tu blog me recibe Marte en medio de la emboscadura!!!