Sunday, June 8, 2008

Robotita mía

bpor Pola Oloixarac para Radar

En 1966 el matemático Joseph Weizenbaum ingresó en la liga histórica de los Pygmaliones, con la primera robot capaz de conversar. Precedido por Ovidio, Gilbert y Bernard Shaw, la llamó ELIZA, en homenaje a la florista entrenada para hacerse pasar por una dama en la obra teatral de Shaw. La Eliza de Weizenbaum se hacía pasar por un psicólogo: estaba programada para seguir un esquema de entrevista que parodiaba el guión de un terapeuta rogeriano, devolviendo al interlocutor sus propias palabras y simulando empatía con preguntas blandas. Entre los factores que hacían a su supremacía sobre los terapeutas humanos, las sesiones con Eliza podían no terminar jamás.

Como Víctor, hacedor de Frankenstein, Weizenbaum pronto se horrorizó de su criatura. Veía a los estudiantes del MIT, la universidad donde enseñaba, hablarle durante horas: las frases hechas de Eliza, el patrón repetitivo de su charla no los disuadía; por el contrario, producía una sensación de “objetividad” que los incitaba a contarle intimidades y abrir su corazón. Weizenbaum, que había escapado de la Alemania nazi cuando niño, pronto pasó de padre orgulloso de la cibernética a crítico sombrío de la inteligencia artificial. Nutrió de argumentos a los tecnófobos: escribió que la confianza insensata en la máquina era un signo de la decadencia moral que deviene en regímenes fascistas.

Si la ingeniería social hacía nacido, a fines del XIX, como un proyecto para mutar los habitantes de sociedades futuras, a partir de los 60s ya podía reclamar frutos con una mutación de su sentido original. “Ingeniería social” sería en adelante la técnica para obtener información aprovechándose de las debilidades de las personas, donde la tecnología empleada jugaba un rol menor. Era el deseo humano, y no la tecnología, lo que catapultaría el linaje de estos robots a la supervivencia. Repudiada por su creador, Eliza no imaginaba (los robots no imaginan) que sus hermanas cibernéticas continuarían por la senda de la explotación sexual.

Robot quiere besitos

La pornografía online (que otros llaman Internet) se compone de un número indefinido de proveedores de contenido, usuarios e intermediarios. Raddy, hacker de 24 años, mantiene una red de sitios intermediarios dedicada a captar a los onanistas y referirlos a los sitios de contenido, que le pagan entre 25 y 45 dólares por cada uno. Sus robots chatean en dos idiomas y simulan ser chicas “amateur” en una webcam: para Raddy, el factor decisivo para crearlos fue entrar en un chat enmascarado bajo el nick “María”.

“Me venían a hablar de a veinte. Decían siempre lo mismo, casi en el mismo orden”. Raddy calculó que sería sencillo fabricar un robot que pudiera satisfacer el guión del internauta ávido de sexo manual, manteniendo conversaciones simultáneas que multiplicarían por veinte sus ganancias. En torno a esta idea creó una red de sitios porno para capitalizar a sus “chicas”. Sus Lulis y Rominas saben recordar el nick del usuario, describir lo que tienen puesto y protestar dulcemente si dejás de chatear. A diferencia de Eliza, pueden guiar a su amante a través de un patrón narrativo, y sin analizar las frases pueden inferir qué es lo que el otro quiere que digan a partir de un menú de palabras claves, repetidas. Para mayor realismo, imitan errores de tipeo y ortografía típicos del chat, equivocándose aleatoriamente. Raddy ha recibido cientos de mails con fotos y mensajitos amorosos de sus usuarios, prueba de que sus robots han pasado exitosamente el famoso test postulado por Alan Turing en 1950: la demostración de la inteligencia de una máquina es que un humano que conversa con ella no note la diferencia.

Que los “bots” se lleven los laureles de Turing trae un problema: si el internauta se convence de que está chateando con una Luli real, lo más probable es que obtenga su orgasmo gratis y adiós negocio. De todos modos, comenta El Onanista, otro joven argentino que provee tráfico a sitios norteamericanos, “las ventas están bajando: hay demasiado contenido gratis, mucha piratería”. Aunque conspiren contra sus ganancias, Raddy mantiene online a sus bots “para que no mueran”; mientras, nuevas camadas de robots explotan otros horizontes de ilegalidad, con una raza de femme-fatales cibernéticas que acechan a los incautos simulando bienes supremos: cariño y conversación.

Amantes y psicópatas

“Predadora sexual” y “amante romántica” son los dos caras de Cyberlover, lo último en alumnas de la ingeniería social. Se trata de robots de origen ruso que deambulan por las salas de chat iniciando flirteos extremadamente creíbles; según el tipo de palabras emitidas por los sujetos, desarrollan una personalidad avasallante o coquetean en lenguaje soñador. Las robots generan un reporte de sus novios potenciales, con información de contacto y fotos (generalmente, de hombres posando seductores), que sus amos utilizan para obtener números de tarjetas de crédito y nombres de usuarios y cuentas de banco. Robot viene de robota, “esclavo” en checo; todo indica que Cyberlover ya pasó a Occidente, y aunque no se tienen estadísticas de la cantidad de víctimas, se sabe que se mueve muy rápido (diez conversaciones en media hora) y que su efectividad es altísima.

En las antípodas de la seducción, MGonz fue creado sobre el modelo de Eliza para generar el retrato conversacional de una persona impredecible y violenta. Es el primer robot con actitud pendenciera, irresistible para cierto tipo de muchachos: ya desde el inicio de las pruebas, las víctimas humanas se peleaban durante horas con el robot jactándose o tratando de convencerlo de su potencia sexual. Ante una frase de enojo o la posibilidad de abandono MGonz escribía: “dale, hace cuánto no cogés”, o “ok cuáles las razones médicas para tu impotencia sexual”. En este caso, la violencia del robot era la prueba de realidad, operando sobre la vulnerabilidad atacada.

Weizenbaum se apartó de sus colegas porque creía que había creado un robot demasiado estúpido, uno que no merecía pasar el test de Turing. Y si la inteligencia de Eliza continúa seduciendo a muchos (hay muchas versiones suyas y sitios dedicados a estudiar sus interacciones con humanos), es porque continúa hurgando sobre un caudal sociológico mucho más significativo para la tecnología que la tecnología en sí: la historia de cómo las vulnerabilidades humanas crean el mapa de la red. Los scripts (programas) de los robots despiertan los scripts (guiones) de los humanos: la vulnerabilidad del que busca saciarse, la vulnerabilidad de los sistemas que se derrumban, la vulnerabilidad del blogger que se expone (a mayor exposición, más tráfico), son los protagonistas de un comercio de deseos entre actores imaginados e invisibles.

Según una tesis doctoral reciente (Levy, 2007), para 2050 los amores físicos entre robots y humanos serán comunes, y será Massachussets (el lugar que vio nacer a Eliza) el primer estado en volver legal lo último en matrimonios mixtos. Weizenbaum murió en marzo de este año en su Berlín natal, en el mismo barrio donde vivía con sus padres, lejos de Eliza.

15 comments:

Anonymous said...

eyyyyyy!!!!!

polita, estoy en lode mr G y me conecte especialemente para ver si lapola que lei en radar eras vos!!! me acordaba que hace semans habias habaldo de chatear con robots!!!! yeiiii i found pola in my real life!!!!!

congrats!!!! me lo debore!!!!!!!

anyway, here i am, hes reading to me right now!!!! grrrrreat!!!!

found you music godda!!!!

Peru said...

no sé si llego al 2050, así que no sé cómo vamos a hacer, pola

http://www.youtube.com/watch?v=vEAkChFGhVI

srta.pola said...

jajaaaaaajjaaj... y cuándo vamos a ver sinécdoques de porno del mundo real? una fotito, una partecita?

perú merci x el video, cheers x tu expertise en youtube

Octavio 8 said...

lo mas raro que te puedas imaginar esta muy cerca, a menos que te quedes donde estas, porque si vas caminando te vas a cruzar con lo mas raro que el futuro pueda hacerle al presente

Octavio 8 said...

esta muy buena la nota, digo

CANCEROLAZO said...

como siempre mi forma de amar es notar errocillos para salvaguardar mi orgullo: si explica a My Fair Lady por qué no explica la cyberjerga para legos o playmóviles (remember von Clausewitz dado por sabido pero Flanders no en la novela que todos ansiosamente aguardamos), hay un o "oh" que debería ser u "oh" yeeeeeso, yeeeeh...los yahoos de Swift eran yobacas burlones de la ciencia humana y ahora estos robotitos ¿no son imbéciles superhábiles?. Yo tuve una sesión con Eliza y me dijo (lo juro) "HÁBLEME DE SU PADRE".
antes de dejarla con el báculo(http://es.wikipedia.org/wiki/B%C3%A1culo_%28hueso_peneano%29) de mi crítica contra Indiana Jones hamletianamente calavérico en mi babalog, le ruego que oya a los Beatles ladrados: http://franklarosa.com/vinyl/Exhibit.jsp?AlbumID=67

chicaenminifalda said...

pola, pasé y saludé!

"mi forma de amar es notar errorcillos para salvaguadar mi orgullo"...Waw! cuántos lo hacen y no lo dicen! clap clap!

El Mellizo said...

más allá de errorcillos la nota es muy inteligente. bravo!

srta.pola said...

uhh sí, se me pasó explicar el significado de "amateur" para los legos en cybermanualidades como cancerolazo, sorry cancher

gracias chicaenmini, i miss u!!!! otto y melli, merci lectores amiguísimos

CANCEROLAZO said...

es lo que di por sobreentenddido, no me miren todos como a un hijo de puta que viene a escupir el asado de rechupete: no esperaba menos, la nota es interesante, rigurosa, mordaz y pregnantes: ninguno pudimo'no pensar en robotitos dominando el planeta después de leerla.
No hay errorcillos salvo en mis paraísos para humoristas, peor es una idea muy sutil que expresé muy groseramente-
Pola idoletrada, para la próxima haga una nota sobre cómo el anhelo humano de ser robot arruina el servicio de atención al cliente de Banco Galicia y otra sobre el algoritmo que la ingeniería genética desarrolló para la creación de la semilla de Hospitales para Brotados de crecimiento rápido...
¿vieron el capítulo del hombre nuclear en el que sus familiares fueron suplantados por autómatas?
¿y el androide de Titanes en el ring?
Por el Golem y la automática simpatía del robottuyotalque pescaron enfalta, por arturito y jaime del superagente...¡perdón por no haber realizado la debida suelta de palomas, la nota Es de veras aceitada y corrosiva, viento en popa sobre ruedas...!

srta.pola said...

che, me re perdí ese capítulo del hombre nuclear

btw, cada vez mostrás más cuero en tus fotos de perfil cancher

brindemos por el gólem, lejáim!!
po

m. said...

Aterricé acá por un Link. Flip. Flip. Me encanta tu blog. También pasé el test de Turing. :)

srta.pola said...

congrats x el turing positivo, m.!! tu blog es fantastisch.

chicoverde said...

Exquisito artículo.
A propósito de lo de Levy, hoy yo ya estaba retando a mi novia por no preveer las relaciones homosexuales interrobot-humano, maldita fascista.

Pero recuerden que tener una pareja robot significa el fin de la civilizacion porque '¿para qué molestarse?' (veasé, Futurama E47)

CANCEROLAZO said...

en mi post "Levrelli" este sobón falluto chupaculos de "chico verde" también me pondera con un "exquisito" ostensiblemente ausente para su histeria que idealiza la falta lógicamente, salvo en el bizcochuelo...y en mi post sobre "Félix y Escorpión" la novela del joven Marx que todavía no sabía si iba a estudiar Derecho o ser escritor, analizo como bien me sugerís no solo la etimología de la mala cita de la Excelentísima Presidenta de la Nación del Manuscrito del 18 de Brumario, sino también su origen en el propio Marx.
Si me leyeras realmente verías que ya aludí a eso en lo de "Bofetón de Estado", diciendo que los hechos se dan dos veces y la segunda como sainete (aludiendo de paso a lo que vos me adjudicás a mí).
En su génesis la frase de Marx tienen menos que ver con la dialéctica hegeliana o el determinismo histórico que con una intuición de su temperamento pendenciero pletórico de quejumbrosas negatividades y muy ju-jus creaciones de la culpa (el abuelo de Marx era Rebbe): el champagne es "exquisito" pero deja un gusto amargo a la mañana siguiente, et caetedra...
(no menos divertida es la raigambre del "opio de los pueblos" cuando dice que los mineros salen tan empelotudecidos que una de dos: solo pueden ir a empedarse o a escuchar las pelotudeces de un cura...es la primera vez que pone en un pie de igualdad la religión y la evasión psicoactiva materialmente química...Francis Whreen es el biógrafo británico que mejor rastreó estos, como dice nuestra Cris Morena literaria, nuestra Sara Jéssica Parker vernácula "hallazgos": es lo que Peter Gay a Freud, digamos...


Me gustaría meterme en mi blog desde el tuyo para autolinkear estas citas, pero mucho me temo que Kancherígeno über alles ¡ay! ya no da a mi blog,snif, snif, espero que el lugar que ocupo en tu corazón, si es que ocupo lugar alguno en tu corazón (¡¡y si es que tuvieres corazón!!) no corra la misma suerte o mejor dicho no se arrastre de rodillas hacia la misma des-gracia (pérdida del favor divino según George Steiner)-
el mal humor de hoy reemplazando al humor malo de siempre se debe a que nuevamente un curso de mierda de alemán demasiado irrechazable por el dinero me impide ir a escuchar tus contundentes arengas de (los) miércoles en el Rojas donde me complace interpretar que estás nohaydequé a muá...¿por qué, ¡cyberfílica! si no es a través de una máquina me temés, siendo yo un aparato?¿qué confundida violación podría perpetrar si te dignaras a condescender a que oficie de profe de alemán?...voy a terminar como el indignado genio de la lámpara pasándome a la Pola opuesta, tomando die Wein di-vi-ne-

btw (¿? ¿será beziehungsweise mal abreviado? o by the way?): Cristina tampoco cita bien a Brecht, le atribuye el poema de "primero se llevaron..."de Martin Niemoeller: http://es.wikiquote.org/wiki/Martin_Niemoeller ,unter anderen...