Thursday, March 20, 2008

Fogwill, macho alfa en el Malba

Fogwill vestía un mameluco azul, ropa de trabajo, se ponía y se sacaba unos anteojos negros. González se había cortado el pelo, estaba engominado con Lord Cheselin y lucía mucho mejor que acostumbrado, es decir prolijo, limpio. Quintín, zapatillas blancas Seinfeld, jeans and saco, mantenía el look del intelectual independiente, no institucionalizado. Fogwill agarra el micrófono y explica que Link avisó que no venía (“soy una histérica”) y que iba a pedir “que pongan una silla vacía así le digo lo que pienso yo, sobre el mundo GAY” (risas). Los otros invitados, María López Gil y María Moreno, habían presentado otras excusas. Empezó González: que también tenía miedo de venir, no quería, pero lo hacía por ese patio de Filosofía y Letras donde lo escuchaba a Fogwill discutir con Daniel Open. “Antes le decía Quique, ahora me da miedo y acepto llamarlo Fogwill”.
González se pregunta: ¿Qué tipo de lealtad hay detrás de sus dichos? Comparte su consternación ante cómo Fogwill extrae una afirmación ligera de Piglia (en Viva de Clarín) sobre los hijos y la usa para machacar y denostar a Piglia, sabiendo que ambos son amigos, que todos son amigos. Su tipo de polemismo no tiene miramientos para denunciar núcleos de poder. Pero, como marcará Quintín, puede darse esos lujos porque lo hace formando parte de un canon universitario, en la cúpula de los adorados de un sistema cretino, chupamedias y cobarde. Que incluso el canon empujado por Fogwill (Laiseca, Aira, Perlongher, Viel Temperley) ha quedado envejecido porque ya es parte de la alta kultur. Que, digamos, si Fogwill puede ser el macho alfa es porque hay un rebaño de animales más pequeños que están dispuestos a alabarlo, y a tolerar el manejo autócrata de un publicista literato experto en barbarie.
Fogwill no contestó ni discutió estos planteos, pasó directo a las preguntas del público. Algunas elaboraciones:
- Que el golpe del 76 fue un golpe cívico militar, cuyas bases estuvieron planteadas por APG y que el Proceso es pura continuidad hasta que no se vuelva a replantear la redistribución de la riqueza que empezó ahí. Que Massera es el antecedente directo de Alfonsín en su fundación en el año 81 del socialismo democrático.
- Que los desaparecidos fueron 8mil, ponele que 10mil, pero que el crimen no es cuantificable: lo importante es ir con verdad, blanquear el número de demandas por desaparecidos e instituir un Día de la Verdad (contra el día de la Memoria que ^festeja^el golpe del 76). Quintín discute estas posiciones acá.
- Que la última novela de Kohan es pésima, pero Museo de la Revolución está buenísima; que lo bueno de Historia del Llanto de Pauls es cómo muestra que lo revolucionario era sólo otro capítulo del consumo de esos años. Después empezó a destrozarla, “que Alan quiso ser Proust y no le salió” (girlontape me protestaba al oído: ¡sí le salió!). González se mataba de risa.
¿Y por qué esta reunión? Fogwill: “Un día una chica me pidió que donara los ojos. Yo firmé que donaba mi cuerpo a la Facultad de Medicina. Y acá es lo mismo. (Tengo pelotas) para entregarles mi cadáver, ustedes hagan lo que quieran”. Como el león confía en su superioridad e invita un par de cheetas bebé, armó un show con críticos del que sólo podía salir triunfal. Quintín remarcó algo que dijo González, sobre las barrabasadas de Fogwill: “uno escucha estas cosas, y yo nunca sé cuándo hay que excluirlo”. Ahí estaba la psicología del campo intelectual en su amenaza velada, el espejo intelectual que viene a ser el mismo del peronismo: es una patota, sí, pero carecemos de estructura para hacerle frente (pardon por la gorileada pero viene a cuento de una definición del mismo Fogwill del peronismo). Aunque Quintín dijo que “detestaba el Malba”, el Malba era la mejor puesta en abismo del ambiente de resentimiento cortés, autocomplacencia y crítica escurridiza que es el campo intelectual argentino, un lindo escenario donde Fogwill, en ropa de trabajo, reina brutal.
A las salida, como ví que otros le pedían firmas (y ya me hice costumbre contra-aurática, Houllebecq me firmó un Mozart, Marcelo Cohen un Bach, hasta tengo un Bataille firmado por José Narosky), extraje un pequeño volumen de Peter Sloterdijk. “Sloterdijk es un imbécil” dijo, o algo así, y yo: “No no, es brillante” (hablando de polemistas de alto nivel, ese libro es geñal), entonces me escribió: Que te briye. Comentó que lo que yo tenía puesto era Línea H (cfr. Christian Dior). Y, digno de los bronces de Linkillo, mandó:
- Si me la entregás a Maxine te hago un prólogo.
- Eh? Un prólogo para la novela de ella?
- No no, para TU novela.
Rewind al after de Palermo Valley Night 1. Me encuentro con Max en la encantadora librería Crack-up, de Palermo. El plan era ayudarla a forjarse una bibliografía de positivismo argentino (bah, ante todo el planteo y libro increíble de Salessi, pero está agotado), y apareció Fogwill, mirándonos las piernas. Nos recomienda la bibliografía canónica (fumista Ingenieros, Terán –pero no tienen su libro sobre intelectuales-, González) y se acerca a nuestra mesita. Y vos, de dónde sos? pregunta con ojos soñadores Fog a Max. De Pennsylvania, dice ella. Y acá Fogwill, galán:
- Ah, y eso viene de pene, no?
- …. hmm no, viene de William Penn.
- Ah, Penn, y a ése seguro le decían pene en la escuela no?
Maxine me mira. Yo traduzco: was William Penn called “penis” while growing up? Maxine hace un oh, imperceptible.
- Sí, Penn-pene, seguro le decían pene en la primaria -concluye Fogwill.
Razonador irreductible, Fogwill es gala de la mejor tradición orillera-gangsteril del viejo Palermo borgiano y su estilo vital de desfachatez juvenilista, mezclado con gemas de inteligencia, lo vuelven la bestia más singular y poderosa de la literatura, ahora.

14 comments:

Jirafas said...

Lamento habermela perdido (pero el otro plan bien lo valía). De cualquier modo, tu crónica ha sido como estar allí.

besos

fede

pd: asi que concurrente de crack-up? yo solia pasar ahi casi todas mis noches ya que un gran amigo era uno de sus dueños. ahora ya no está, y por lo tanto ya no concurro demasiado. lo bueno (para mí, pero no tanto para él) es que con su nuevo puesto en cúspide tengo el 40% de descuento en libros ;)

f. m. said...

gracias por la crónica

por lo que veo, (Fó) sigue siendo un opinólogo que no comprende la diferencia entre patrón de acumulación y distribución de la riqueza.

caso contrario, si lo comprende, es un gorila. o un opinólogo, sin riesgos importantes.


de acuerdo con alguna de las tesis del arte contemporáneo, aquello es una capa desprolija en una obra de 'época', en la cual a su vez encontramos a un gonzález devenido en intelectual del post antagonismo y la administración del infinito

girlontape said...

mi pregunta es: la obsesión con el sexo no se acaba nunca a lo largo de la vida? de veras sigue tan poderosa hasta la edad de, por ej, Fogwill?

me encantó su carga y vitalidad de chico malo (muy, muy, muy travieso)

y ojo que dijo que dona su cadáver a la Facu de Med xq "me metí mucha droga x muchos años, fumé muchísimo también y quiero q los jóvenes vean cómo es el interior del único escritor q no teme revelar sus vicios y debilidades."

la parte genial fueron sus respuestas al publico, ahí finalmente habló de literatura, politica, hubo análisis, creo q justamente xq él no conocía a la gente q le preguntaba, entonces se vio obligado a sacar sus IDEAS y no quedarse en las riñas el ego los chusmeos los chistes etc etc

pd. no voy a sostener q pauls = proust
xq el sublime marcel es único e irrepetible

pero sí q el pasado me dio una experiencia estetica parecida -en clave menor- a la de pasearme entre metaforas proustianas y stendhalianas tmb

Pepe Dildo said...

¡¡¡¡¡Fogwill me violó varias veces!!!!!!
Lo quierooooooooooooooo!!!!!!
Es mejor que el Bambino!!!!!!

Anonymous said...

por qué tanta indulgencia con fogwill?
a ver: sí, es inteligente; sí, es un macho a la antigua; sus intervenciones son interesantes cada tres estupideces de viejo loco.
y eso es todo...
podríamos agregar que, en el terreno de la ficción, ha escrito algo... y ha copiado mucho..., como todo el mundo, pero peor: si pauls quiso ser proust, fogwill intentó un puig con cara de vonnegut...

viejo loco.
yo también le tengo cierto cariño, pero porque me hace reir, y los hombres voluntaria o involuntariamente graciosos me pueden.

Ganirivi said...

ja! conozco otra anécdota de Fogwill también relacionada con el pene, parece que tiene una obsesión o algo...

ns said...

pienso en charly garcía

Tommy Barban said...

Max se merece por lo menos un ABC resucitado. Gran crónica.

perra de agua said...

Che Pola buenísima tu crónica, gracias.
De verdad Sloterdijk te parece genial? No soy ninguna erudita, pero lo que le leí me irritó bastante, digamos que me pareció medio pelotudo.

srta.pola said...

sí? yo leí extrañamiento de sí mismo (wooow), acerca de la mejora de la buena nueva (chiquito y re wow) y las entrevistas de *el sol y la muerte*, y reglas para el parque humano (todo mal con habermas, pero con buenos argumentos), y el desprecio de las masas, que creo q es mi favorito junto con extrañamiento. no leí ninguna novela, pero quiero leer, sí, y todavía no me alcanzó la plata para agenciarme ninguna de sus esferas. me parece un prosista de las hostia, con una habilidad para pensar afuera del tarro grandiosa. toda su teoría sobre el autoensalzamiento, y su visión de la antropología filosófica, y sus adjetivaciones, wow, me tienen sumamente admirada.

cuáles fueron las cosas q te irritaron?

perra de agua said...

Creo que leí el hombre operable, no me acuerdo, lo busco y te digo. También leí algunas replicas de Habermas en un texto llamado "Un argumento contra la clonación de seres humanos". Se queda corto me parece Habermas, no logra argumentos fuertes. Los leí para el seminario que da ferrer en comunicación. Me acuerdo que me había molestado sobremanera el optimismo tescnológico de Sloterdijk. El hombre operable es un arma de doble filo, y el poder sobre las operaciones siempre pertenece a unos pocos.
Como veras Pola, no leí mucho, pero Sloterdijk me irritaba bastante esa es la sensación que me quedó a la distancia. Lo releo y debatimos, ahora no me acuerdo bien ni mis propios argumentos.

chicaenminifalda said...

gran crónica Pola!!!

deliciosa!

Pablo said...

Pola, jurame que no le entregaste a Maxi, porque me corto las venas con mi ajado ejemplar de Música japonesa en Ediciones de Belgrano.

arqueck said...

1. Coincido con los comensales antedichos en cuanto al interés de la crónica; 2. fogwill está tan resignificado que opinar en contra o a favor es lo mismo