Saturday, October 20, 2007

¿Cómo embestir humanos?

En la historia militar griega, el arte de la guerra depende únicamente de la gramática empleada. Atrás en los pabellones del tiempo, y viceversa en haces futuros, syntagma se denominaron las formaciones guerreras de 256 hombres en el siglo IV antes de Cristo.



Entre los grupos de guerreros, una tetrarchia agrupaba 64 hombres; una taxiarchia , 128; una syntagma, 256 hombres, y cuatro syntagmas componían una chiliarchia, un total de 1024 hombres. Los syntagmas prevalecieron primero como un grupo de manejo más cómodo (como las centurias en la armada romana después de las reformas de Marius) y, en combinación con las nuevas tácticas y armas diseñadas por el pélida Philipo de Macedonia (notablemente, el uso de sarissas, espigas largas con terminaciones en bronce en ambos extremos, uno que hiere y otro que equilibra), prevalecieron atrozmente sobre la élite guerrera de más prestigio en el mundo antiguo: la primera y única formación militar inspirada en un diálogo platónico (Plutarco cita de manera explícita el discurso de Fedro en el Symposium), vencedora de la batalla más importante que enfrentara a griegos contra griegos en Leuctra, según Pausanias: La Armada Sagrada de Tebas.

A partir de esa derrota, un cambio crucial operó en la forma en la que se concebía la guerra.

(*)

La élite guerrera de la Armada Sagrada de Tebas estaba formada por 150 parejas de homosexuales guerreros. De las conversaciones y el flirting del banquete ambientado por Platón donde habla Fedro, se desprende que un guerrero homosexual era preferible a uno que no lo era, porque luchar junto a quien se ama era un incentivo para el despliegue del coraje y las virtudes de la guerra. Luego de la derrota de Chaeronea (338, BC), cuando los syntagmas de Philipo II de Macedonia aplastaron a los bravos dúos de homosexuales tebanos, el pensamiento de la guerra tal como había sido ideado por Philipo prevaleció, y la teoría de la guerra popularizada por el autor de la República fue reducida a cenizas junto con las piras últimas donde yacieron los valientes sodomitas.

Philipo había entrenado a sus hombres para componer una bestia única y letal; a diferencia del combate donde la posibilidad del honor acentuaba (en teoría) el coraje y la fuerza individual de los guerreros, el modelo macedonio implicaba componer, con grupos de hombres a pie, arqueros, caballería y armas de asedio, un solo cuerpo; en rigor, una sola mano, sobre la cual se superponían nuevas manos de un cuerpo monstruoso hecho de legionarios, falages implacables cerrándose sobre el cuello enemigo. Desde entonces, la pederastia militar griega fue reemplazada definitivamente por una teoría de la guerra que busca resurgir el instinto de la manada perdida: imitar el estilo del predador supremo, la bestia hecha de miles de hombres. Dejó de ser una ocupación part-time ya que, para conjurarse numéricamente en un solo cuerpo (para pasar de la masa a la sustancia), los guerreros debían pasar mucho tiempo preparando la batalla junto a sus compañeros.

Que todas fueran potencias de 2 excita el apetito formal de los lectores de historia, que ven en los syntagmas macedonios un hito de la técnica transformatoria de los hombres en bestias, perfeccionado más tarde por el pacto multitudinario del Estado, en la república (donde el pacto de conquista es fundamental a la relación política de protección y obediencia).

(*) Evzones -cuerpo de elite- en Plaza Syntagma, Atenas.

13 comments:

stefania f. said...

la lucidez de tu analisis me asombra
y me pone de buen humor

Ri said...

Me emocione todo: pensaba que era el unico blogger que citaba al Banquete en sus reflexiones un tanto apresuradas.
¡Que interesante seria investigar los giros semanticos de la palabra syntagma, desde el orden belico al orden economico y gramatical!

Ri said...

(con "sus reflexiones [...] apresuradas" me referia a las mias, claro)

Ri said...

El texto no me deja parar de formularme preguntas ¿Cual sera la relacion simbolica entre la acentuacion del modelo hoplitico (en detrimento del combate individual homerico -oikoidal-) homogenizante, encarnado en la falange macedonia, y su uso por parte de reinos -primero el macedonio y posteriormente los helenisticos- que tradicionalmente, por su estructura carismatica, tendrian que preferir el duelo individual?

stefania f. said...

queridos historiadores,
quisiera postularlos como ministros de cultura

srta.pola said...

1. oh stef, sos demasiado cute/acute!!

2. enchanté, RI: me quedo pensando en cómo definir "la estructura carismática de un reino". es probable que, mirando de cerca las evoluciones de la ética guerrera desde homero a los ejércitos pre-romanos, se puedan analizar modificaciones internas de la historia de las polis y de sus primeros instintos "modernos". yo veo el pasaje del combate individual al armado de la Bestia con lentejuelas hegelianas, pero voy a volver a von clausewitz con tu pregunta en la cabeza. gracias!!

3. ay ay ay ese felder!!! es impresentable, poor thing.

stefania f. said...

mi agudez es poca cosa frente a sus brillantes reflexiones de las que, lo confieso, entiendo poco o nada, pero que siguen atrapandome con su belleza sintactica/semantica ("la estructura carismatica de un reino" etc)....no dudo que el resultado final será digno del cargo que proximamente tendran como ministros de cultura....yo me ocupo del tiritero ;)

stefania f. said...

hablando del tiritero malvado:

acá http://www.linkillo.blogspot.com/ hay una petición para firmar

Martín Ludwig said...

Nunca quedan mal estos comentarios: syntagma, de syn (junto con)+ tag (ordenación, ordenar), que comparte la raíz con "táctica". Como para engrosar las disquisiciones lingüísticas: toda sucesión de palabras es una táctica, un modo de encarar una batalla.

Martín Ludwig said...

Por otro lado, no dejan de sorprender los múltiplos de hombres en relación con las memorias computacionales: una chiliarchia es un mega de hombres. Un floppy disk. Las batallas son cada vez más chiquititas.

Emiliano Kargieman said...

Sospecho que las potencias de 2 tienen una función táctica específica: permiten dirigir cada maniobra en términos de referencia completamente naturales: derecha e izquierda, vanguardia y retaguardia. Esto es suficiente para montar un esquema de direccionamiento conciso -no muy distinto al esquema de direcciones de memoria en una computadora- y completamente flexible. Un esquema así posibilita emitir ordenes cortas y precisas. Además, por lo natural de la referencia para cada soldado, las ordenes son fáciles de interpretar aún en un medio muy ruidoso y solo requieren un contexto de interpretación muy local.

Martín Ludwig said...

Claro. También, en los grupos de guerreros homosexuales, la determinante orden: "activo" o "pasivo".

srta.pola said...

oh, efebos ilustrísimos!! todo lo que dicen es exacto. debo seguir investigando.