Thursday, November 27, 2008

Fun fun fun

fue la noche del martes, como pueden leer acá y pispear acá y acá. Barbi filmó, así que pronto subiré una peliculilla.

8 comments:

chicaenminifalda said...

gracias Pola! descubrí el blog de Barbi!

Mer said...

esperamos ansiosos el film

barbara said...

Poli
el micro film de Cavendish
es una piedra preciosa
primitiva
un high- light total

Uno más en el mundo said...

no le quites las piedras al río
no le saques el alma a tu sombra
no le arranques la savia a ese árbol
no le arrugues la piel a la fruta
no le tapes el sol a la tierra
no le cubras de nubes los parques
no almidones de acero lo verde
no permitas al fuego que avance
no te amargues en lágrimas fatuas
no cercenes las almas que vuelan
no maltrates la lluvia que cae
no desistas de abrirte de gozo

srta.pola said...

benedetti 2.0!!! qué tal, cfr. no te salves

barbara scotto said...

Polish
ya esta el videito de Cavendish al aire
enjoy it!

CANCEROLAZO said...

Queridísima engrupida:

pese al dolor inefable que su estudiada indiferencia reciente me propina he decidido otorgarle la exclusividad luego del éxito de mi artículo para el hogar "la nada y Nadal" como ensaladera de plata de mi nueva creación "Rick Elmo's Fire":

Johannes Romantisches Borrikelmen nació en Pectorelatum, Nordpol, San Fernando, a metros de la casa en la que fuera secuestraod por el Mossad Adolfito Eichmann y no tardó en trasladarse bipolarmente al Südpol, con ayuda de la OLP.
(crf. Leni Riefenstahl: "la shoá fue un genocidio necesario, un asesinato de masas artístico")-
Cuenta la Legende, que su pobreza era tal, que entrenaba dos turnos para comer dos veces. El segundo Foucault focalizó esta cuestión al tratar stante pede la etimología de "pobre" (pauper) y su primegenio significado de "estéril" en contraste con la (per)versión marxista que au contraire la sindica a la prole.
La opresión a la que lo sume su obligado ascetismo lo lleva a crear el budismo riquelmético, religión que funda tras una revelación escatológica (hirvientes sorongos en formas del Buddha, oriundos de su ya por entonces tránsito lento).
Dicho teísmo sin dioses otorga a John Novelesco RickHellmans una moral contraria al more villamisérico y antes que todo le permite eludir sus fantasías de extinguir su yo en las procelosas aguas del olvido o de su pulposa prima segunda, Stephanía Putanesca: "no me suicidé porque quería saber más ornitología" sería su perífrasis del apotegma bertrandrussellino.
El pájaro Caniggia y su entrenamiento en Tandil lo llevan a interesarse por la antropología xeneixe, tribu capaz, al decir de Ofelia Kovacci, de silabeo congénito (Bo-ca, Bo-ca).
Mientras Carraro se destaca rápidamente como la gran figura
auriazul, Riquelme poco a poco sume en el asombro a los entrenadores que lo ven entrenar: el gesto enjuto,ceñudo y taciturno, reconcentrado e incapaz de sonreír casi como si el leonino contrato de Buster Keaton para la Metro le cosiera la boca relegándolo a la estreñida cara de culo de un mártir.
"calesitero superyoico sin permitirse gozar de la sortija" sentencia el psicólogo deportivo, pero una lesión en el isotobial del crack que hizo bum le permite deslumbrar a la Bombonera, quedando marcada esta experiencia a hielo en su incipiente corazoncito latente.

No hay adjetivos que lo alcancen: como una divinidad a la que solo es posible aludir indirectamente, todo el deslumbramiento prodigioso y el abucheo incrédulo se resume sucinto en "el Diferente".

Pelé es "o rey", Francéscoli "el Prícipe", Maradona directamente Dios pero ningún admirador del nuevo diez que ya roza la orla del pantaloncito del Beto Alonso (autor del gol que no le salió a Pelé, el de hacer en el mano a mano que la pelota vaya a la izquierda y eludir por derecha al arquero para reunirse con ella y empujarla al arco en coreográfico jardín de senderos borgeanos), ningún acólito del ralenti imprevisible osa jamás colocarle un mote, un epíteto homérico que no desmerezca su envergadura y al mismo tiempo no ofusque su hipersensible susceptibilidad.

Bernard Shaw puntualizó que Oscar Wilde improcedentemente esperaba que todos lo llamaran Oscar y no entendía que a todos nos llaman por el apellido (salvo a mí, claro, porque mi viejo es "una figura pública" como le gusta decir): Juan Román Riquelme no acepta que lo insulten, que lo insulten personas no calificadas en un código cultural donde el insulto es moneda corriente e inevitable, personas que insultaron a Maradona y a Pelé.

Renuncia a la Selección Nacional-aunque luego retornaría para que la amargura sea ecuánime-porque teme que los insultos de los plateístas perturben a su señora madre, quien podría decodificar literales algunas proferidas efusiones.

Para la simiesca mitología crasa de arrabal un "pecho frío" es un jugador excesivamente profesional, que trabaja a reglamento pero no vocacionalmente. Para la turba antropomorfizada que se sorprendería en cada finalización de match de box de que los pugilistas no se odien, Riquelme resultaba un técnicamente irreprochable detestablemente poco apasionado.

Para la gente que posee lo que Ovidio en Ars Amandio denomina "cultus", el pecho frío es precisamente el poco profesional, porque ser profesional es correr siempre igual, abstrayéndos de los vaivenes veleidosos del devenir y las viscisitudes (voz castellana de reigambre indostánica: Visnú y los caprichos de su vulva simbolizan la antojadiza fatalidad de la puta vida para la REA).

Riquelme pertenece a los calentones. Por más que templara su espíritu en el corset de su religiosa mansedumbre que lo conducía también a rehuir de los elogios (nunca ganando una semifinal se permitía un triunfalismo, nunca se atribuía las inverosímiles redenciones y resurrecciones de la copa Libertadores), por más que su rostro impenetrable no trasluciera la ira, el éxtasis o condescendiera a la carcajada vulgar, su orgullo infantil de primadonna airada, solo homologable tal vez al de la señorita Pola, se manifestaba bajo formas corales de extravagante estética, tal como el recordado festejo "Topo Gigio" que anonadara a los morfológicamente aprioristas de la popular.


Santa Cruz, defensor del equipo de Duhalde y según Ricoeur, un marrano que se asimilara al catolicismo hacia 1498 exagerando su filiación obligada que nunca cancelaría dicha suscripción, es el primero en despertarle una raison d'coeur en forma de puñetazo que le valiera la expulsión:
http://www.clarin.com/diario/2002/04/29/d-01801.htm

http://www.youtube.com/watch?v=O7ch6m95ny8

http://www.youtube.com/watch?v=Bq2smVMWBR0

Esta respuesta a la antigua pregunta ¿dónde se conecta el alma de Riquelme con el cuerpo? (en el culo) obtuvo poca repercusión pedagógica.

La comprensión empírica de que Riquelme requiere como combustible la iracundia, que le metan un dedo en el orto, que lo puteen o que esperen que pierda, que erre el penal, que no la pase, que en un dual apriori morfológico se la morfe doblada, tardaría en hacerse extensiva a sus adoradores hasta el 30 de noviembre de 2008, cuando El Improperio bajó a la Tierra bajo la forma de mocoso atrevido.

Boca empataba en su cancha con el genial dramaturgo Racine cuando todos esperaban que lo Moliere y el anónimo y linchado discípulo San Carajeador le espetó:
-patadura de mierda y la recalcadísima concha de tu madre ¿para esto cobrás dieciseis millones de dólares que todavía estamos pagando?.

Actio=feedback, la ramificación de causas y efectos concatenados no se hizo esperar: bullendo de indignación cósmica el jugador decidió dejar de prodigarse en pases milimétricos y como con un guante al hemipléjico de Dátolo y al ladrón de peluqueros prófugo y en una helénica catharsis aprovechó un rebote y sepultó la redonda en la red de Migliore, a quien, si Francis Ford Coppola obtiene el influjo de Leticia Brédice, ya no aludirá a Frank Sinatra y su relación con la mafia en "El Padrino I" con una sanguinolenta cabeza de caballo, sino a este manos de manteca autor intelectual de la eliminación libertadórica en manos...en mancos del Fluminese al pronunciarse cuando Boca ganaba dos a uno contra las retenciones.

Porque como Krugman y Wells se encargan de puntualizar en Macroeconomy: "Pablo Migliore en la puta vida supo atajar, pero está acomodado con Di Zeo y los barras que aprentaron a la dirigencia para que le diera la raison d'etreé si deseaban conservar la integridad somática y que no le rompieran la crisma en Chrismas".

Bertoldo Brecht en Legende der Entstehung des Tao Te King im Weg des Lao Tsé zum Exil

http://www.tao-te-king.org/brecht.htm



postula a un ignoto aduanero que le pregunta al maestro si tiene algo que declarar. Ante la negativa, el joven lazarillo aclara que fue maestro, id est, más pobre que un ratón de iglesia irlandesa y el aduanero por curiosidad (que sigue llevándose más virginidades que el amor) le pregunta qué enseñaba.
Que con el tiempo la roedora labor perseverante de la blanda mar roe la dura roca y que con el tiempo el duro corazón de Pola Rajel tornará a valorar y a apreciar al tierno Cancher.
Siguen su camino Lao y su amanuense, pero el aduanero los llama y les pregunta cómo era eso del agua blanda. ¿Te interesa?-
-Yo solamente soy un modesto aduanero, de filosofía no cazo un fulbo...pero quién le gana a quién, eso necesito saberlo yo también, para completar el Gran DT, si lo sabés, escribí...
Y así se quedaron una semana en la frontera alojados en casa del aduanero resumiendo la sabiduría acumulada en los años de mediatación y prédica en el Tao o Camino.
El poema que pondera la excelsitud y excelencia del legado de Lao-Tsé prescribiendo el quietismo una vez que uno pierde la pelota, culmina en clave marxiana con una sentencia harto más sabia: -pero no solo elogiemos al sabio, cuyo ilustre nombre honramos y reverenciamos: no nos olvidemos del pequeño hombre común, el aduanero, que fue el que le exigió y extrajo su sabiduría al sabio.

No nos olvidemos del pequeño plateísta a quien Riquelme dedicó el gol y los coetáneos y coterráneos una profusa cagada a piñas: fue él quien lo despertó!:

http://www.ole.clarin.com/notas/2008/12/01/futbollocal/01813871.html

girlontape said...

letras + música + músicos + clip = BEAUTIFUL