Tuesday, June 29, 2010

Predicciones

La guerra pública de las formas de vida en el fútbol
todo empezó con las controvertidas declaraciones a cargo de El Pulpo Paul en Deutsche Welle #pulpopaul


POST EDIT: El delfín Sayco y el Tortugo Jorge

Monday, June 28, 2010

Tévez y Palermo se dividen la ciudad

ZONA CENTRO-GOL: SOÑA!!

Editorial Tamarisco presenta Apache. En busca de Carlos Tevez de Sonia Budassi, e inaugura su colección de no ficción.
Presentan: Cristian Alarcón y Daniel Riera.
El miercoles 30 de junio a las 19 hs. Centro Cultural Ricardo Rojas.
Corrientes 2038
Prometemos algo de vino y piolavago sonando en el ambiente.






ZONA MARTÍN PALERMO
: LA ENRIQUEZ Y LA SCHWEBLIN!!

EMECÉ EDITORES

presenta


COLECCIÓN CUENTISTAS ARGENTINOS

Pájaros en la boca, de Samanta Schweblin
Parte doméstico, de Oliverio Coelho
Los peligros de fumar en la cama, de Mariana Enríquez
La hora de los monos, de Federico Falco

Los autores dialogarán con el periodista Diego Erlan

MIÉRCOLES 30 de JUNIO - 19 hs
LIBROS DEL PASAJE -THAMES 1762
ENTRADA LIBRE Y GRATUITA

Suspiro (maoísta) de limeña


diseño tentativo para la tapa de LTS Perú :D. Much Moo !!

Argumento biológico para la legalización del matrimonio gay

Zizek decía que legalizar la presencia de gays en el ejército norteamericano tenía algo absurdo: toda la semántica queer persistía en los chistes y contactos anímicos de los reclutas; lo gay desde hacía tiempo habitaba el Ejército. Del mismo modo, el fantasma fag se encuentra en la institución del matrimonio: la cultura gay se encuentra íntimamente implicada en los rituales de ingreso al matrimonio. Es en los intervalos entre comida, baile, comida y baile, cuando las novias y futuras esposas se entregan al abrazo de los amigos gays en canciones como You make me feel, YMCA, Rafaella Carrá, Madonna, cuando el hombre heterosexual advierte que necesita de los gays para asegurar el éxito de la fiesta; al mismo tiempo que reconoce, quedamente, la superiodad (¿genética, moral?) para la danza de sus amigos sodomitas. La fiesta de casamiento es el momento en el que el hombre heterosexual reconoce implícitamente el exitoso avance de la minoría, y en su fuero interior sabe que debe resistir para mantener el curso de su especie (los gays aún no procrean, aunque lo intentan). Los hombres heterosexuales amenazados en su especie aguardan a que la tanda musical regrese a las canciones donde sí pueden lucirse (Los Auténticos Decadentes et. al.) y entonces saltan excitados rozándose unos a otros, tomando entre todos al novio para arrojarlo al aire: recogiéndolo, en su caída, de los glúteos; a veces lo acorralan contra el piso y los golpean (quizás, como un castigo simbólico por abandonar el abrazo masculino y irse hacia la hembra, epitomizada en la presencia de la argolla). El momento de adaptación más violento llega cuando se colocan las corbatas en la frente: anudadas coquetamente a un costado de la cabeza, es otro ejemplo de conducta adaptativa ante el agresor. Algunos desarrollan modelos de negocios para explotar el poderío gay en las fiestas de casamiento:

Lo gay habita desde hace tiempo el matrimonio; y si se legaliza, las mejores fiestas aguardan!! Las fiestas de casamiento podrían evolucionar a umbrales inesperados de diversión; como todas las empresas burguesas (el ejército, el progreso, el demosocialismo) la institución del matrimonio heterosexual ha terminado desacreditada e invadida de suyo; es hora de pasar la antorcha a la generación siguiente.


HOY 28 de Junio desde las 18.30!!! En el Congreso (o Plaza de los dos Congresos, que también son pareja -matrimonial&civilmente unida, merci Dañel- del mismo sexo ;)

Los dejo con este video genial de Paula Maffia y Las Taradas!!! La brillante guitarrista es Lucy Patané, ved qué enorme:




Saturday, June 26, 2010


sigue sonando en mi la version de Cocaine Blues de Johny Cash por Paula Maffia y Las Taradas (sideral¡ ayer en Brandon), y sólo puedo escuchar al Rey

Next: Nazi battleforce app!

Desde hace un tiempo, los videos de Hitler son el termómetro de los asuntos techies. Esta semana Apple cambió sus términos de servicio y desde ahora guardará la locación precisa de sus usuarios todo el tiempo, compartiéndola con sus socios (y éstos, con los suyos); pero la crisis de invasión a la privacidad no escaló tan rápidamente como con Facebook (su departamento de PR supera en poderío a la infantería alemana). Porque es un problema menor comparado con el defecto práctico (el que excita la furia o la lealtad del consumidor): la antena del Iphone4, distribuida por todo el perímetro del Iphone, hace que el teléfono pierda llamadas. Como todo usuario decepcionado, Hitler se exaspera y considera pasarse a Android:

He's Upset About the iPhone 4 Antenna from MG Siegler on Vimeo.

Wednesday, June 23, 2010

!(\/)1$$√


Stewart Brand: "They are shy, sweet, incredibly brilliant, and I think more effective in pushing the cultural realm in good ways than almost any group i can think of."

Sunday, June 20, 2010

Los reyes de la comedia

"Mi enemigo favorito", por Pola Oloixarac para Radar



Abre el superhombre de las letras francesas, el novelista Sarkozy-friendly Michel Houellebecq: “Especialista en números descabellados y payasadas mediáticas, usted deshonra las camisas blancas que lleva. Intimo de poderosos, bañado desde la infancia en una riqueza obscena, es emblemático de lo que revistas de baja estofa siguen llamando la izquierda caviar. Filósofo sin pensamiento, pero no sin amistades, es además el autor de la peor película del cine”. Su partenaire estelar y receptor del fuego es Bernard-Henri Lévy, pensador glamoroso, activista serial y compinche de Ségolène Royal; el lector puede empezar a mecerse en las suaves ondas del desprecio ajeno (es la ley del espectáculo), porque la justicia de la comedia no difiere de la del intelectual. Porque inmediatamente, Michel la emprende contra sí mismo, con un autorretrato calcado de los topoi clásicos del vituperio troll contra su ser: “Nihilista, reaccionario, cínico, racista y misógino: sería hacerme un honor excesivo encasillarme en la poco apetitosa familia de los anarquistas de derecha; fundamentalmente, soy sólo un patán. Autor insulso, accedí a la notoriedad literaria gracias únicamente a la falta de gusto cometida por críticos desorientados años atrás. Desde entonces, mis provocaciones han acabado cansando.” El otro intentará doblegar al cinturón negro de la malicia: ¡Lo ha dicho todo! Su mediocridad, mi nulidad. ¿Y por qué iba a seguirle en su gusto manifiesto por la autodestrucción fulminante?


Cenando en el Ritz de París, Houellebecq y BHL (como se conoce a Bernard-Henri Lévy) pactaron el match feroz que concluyó en este volumen: el intercambio de 28 mails durante seis meses que compone Enemigos Públicos (Anagrama), firmando como Dillingers de la pluma su incursión en el género epistolar de la filosofía moral de cepa ácida francesa. Michel fue llevado a juicio por sus comentarios contra el Islam, fue objeto de siniestras investigaciones periodísticas y ruines biografías, y acabó dejando Francia para vivir recluido en Irlanda; BHL, al ritmo que multiplica sus intervenciones ensayísticas sobre geopolítica, es pasto constante del run-rún de Internet, generando odios y parodias no tan diferentes a la marea roja que atrae una Britney Spears en la cima de su popularidad adversa, al punto que tuvieron que suprimir los comentarios en Libération por su explosividad antisemita (Ségolène misma lo defendió en The Huffington Post). “Todo, se diría, nos separa, excepto que ambos somos individuos bastante despreciables”. Con la totalidad de la audiencia (la del odio y del amor) cautiva, Houellebecq y BHL toman la arena en un flamígero ping-pong de inspirados monólogos y buenas dosis de slapstick de salón.


Batman y Robin contra los trolls


Los intelectuales son como la mafia: sólo se matan entre ellos, sentenció Woody Allen, pero en el caso de Houellebecq y BHL, viven en un pantano de parásitos ajeno al código de honor de los delincuentes. “¿Por qué tanto odio? ¿Por qué, cuando se trata de escritores, tiene una virulencia tan extrema?”, se pregunta BHL, que desde los 70s frecuenta conflictos armados en distintas partes del mundo. Flota alrededor de usted un olor a linchamiento, observa Houellebecq. Son cómplices en sentirse acechados por una jauría hambrienta.


“Busco con obstinación, con encarnizamiento, lo que puede haber en mi persona de peor para depositarlo, todo bullicioso, a los pies del público”, dice Houellebecq, revelando la condición del bufón dispuesto a entretener. En La posibilidad de una isla, su última novela publicada, el alter ego de Houellebecq es un comediante, encarnando irónicamente la confusión entre autor y narrador que lo convirtió en el Rushdie francés (Rushdie, por su parte, cree que esta desficcionalización ocurre por el excesivo culto a la personalidad del siglo XX). El lugar preeminente de Houellebecq en la literatura francesa siempre ha estado al servicio no de recibir los elogios, sino de devolverlos en forma de insulto; por ejemplo, en la ocasión de recibir un premio, declaró que su único aporte a la literatura francesa era el uso correcto del punto y coma. Entre los dos repasan la prestigiosa galería del intelectual perseguido por sus contemporáneos: Baudelaire yendo contra Francia y la humanidad; Cocteau, que no puede terminar de ver una película suya porque lo esperan a la salida del cine para pegarle, y Rousseau, que sí proyectó entregarse por completo a la soberana voluntad de sus lectores, y sucumbió al encierro de la paranoia. El odio que genero es sólo comparable al caso de Rousseau, cuantifica en lontananza Michel; me atacan más que a Sartre, se queja divinamente BHL. Pero algo parece haber cambiado desde la época de las cazas de brujas legendarias, porque ahora el pacto diabólico con la posteridad ha dado a luz una nueva minoría en desgracia. En ese sentido, puede leerse Enemigos Públicos como un documento etnográfico sumamente original: ambos pertenecen a una nueva minoría en la semiclandestinidad: escritores marcados por la histeria contemporánea de la cultura celebrity.


BHL propone encarar el deseo de infamia del escritor: “Siempre he tenido esa tentación (aun más indolente, obscena, exhibicionista, extemporánea, pero le digo la verdad) de hacer lo que no hacen los demás, o si lo hacen, de hacerlo de una forma que es exclusiva mía. Me gusta ir a hacer la revolución en Bangladesh cuando mis camaradas creían, en 1971, que la revolución se estaba haciendo en París.” Momentos de sincera camaradería, como solo puede brindar el abrazo común de la minorías que se saben víctimas, los llevan a visitar los corolarios del odio con fascinante efusividad: recomienda BHL que a los biógrafos intempestivos “hay que amenazarlos en su integridad física, se lo aseguro, y no joden más”, animando a la acción a un Houellebecq que se reconoce amenazado, en su misantropía, por la tentación de encerrarse amargamente a despreciar a la humanidad. BHL acusa el tipo de intelectual de Voltaire y por eso, “para conocer las posiciones del rival”, se googlea todo el tiempo; Houellebecq, por su parte, ha desactivado hasta las alertas con su nombre (“he renunciado a contar a mis enemigos”). La energía positivita de BHL goza de un “ego garantizado ignífugo, blindado, frente a los ataques” que le permite romantizar la guerra del escritor contra el mundo a la manera de los dandies del Antiguo Régimen: “Vivir y morir con las armas en la mano… en la guerra como en la guerra, al estilo del gran Valmont.” Por momentos, la conversión del odio en amor propio es la versión high-brow de un libro de autoayuda para intelectuales.


Mientras BHL crece en proyecciones épicas, es un placer leer al autor de encantadoras roman a thèse como Las partículas elementales y otras comedias negras oscuramente románticas (¿qué es sino la piedad ante la especie?), correr por laterales a BHL. “En el fondo, querido Bernard Henri Levy, ¿por qué es un intelectual comprometido? Si ha podido contármelo es porque intuye que soy de los pocos que no lo verán ridículo por eso (es que a mí casi nada me parece ridículo)”, aprieta Houellebecq. El fair play de BHL tiene un efecto interesante en Houellebecq: a fuerza de jugar al caballero del duelo, lo conduce a una exposición madurada que revela una ética intelectual siempre consistente, aunque discutible desde la perspectiva de la moral ciudadana. “Yo pago, religiosamente, esos malditos impuestos; pero, porqué? ¿Por virtud, por civismo? ¿O será porque, seamos francos, no me atrevo, no tengo la jeta que usted y estaría mal visto, con toda la pasta que gano con mi preocupación por la especie humana?”, le espeta al autor de Plataforma, que se niega a pagar impuestos en Francia y ha optado por la expatriación fiscal. Hace sus mejores jugadas poniendo en contexto erudito las opiniones de Michel, prácticamente lo reta en su manipulación de las fuentes filosóficas y lo persigue por su uso reprobable de una famosa sentencia de Goethe. El idealismo verboso de BHL despunta en algunas páginas de intensidad filosófica, como la examinación de las ventajas del relato de la Biblia sobre el epicureísimo atomista (“es que me tomo en serio al autor de las Partículas elementales”, foguea), pero sus momentos más graciosos son cuando se enoja, y no puede parar de aliterar (“Detesto que usted haga suya esa frase; la detesto a causa de Barrès, la detesto a causa de Dreyfuss, la…). Con algunos zapatazos pero respetando la armonía del vals, los dos pasan por grandes hits de la cultura moderna, de Schopenhauer y Baudelaire a Spinoza y Pascal (“la urgencia rock’n roll de Pascal”), Rusia y la violencia del espiritualismo, el judaísimo y el grillete de la fama que impide asistir a lecturas de poesía, Céline y el secreto poético de sus padres, y por qué escriben.


Los enemigos públicos están de acuerdo en lo fundamental: el paradigma de atracción y violencia asombrosa que hace a los amores de Francia con sus intelectuales, la bastardía de la prensa cultural y el amor, absoluto, a los libros. La guerra interna es el duelo entre el pesimismo de la inteligencia (Michel) y el optimismo de la acción (Bernard-Henri); las respuestas y elaboraciones de cada uno ante el horror del mundo. No es necesario exagerar una discusión exhaustiva, porque ninguno pretende reducir el argumento del otro al suyo, y porque en la sintaxis de las prosas está la mayor distancia. En alguna parte, Houellebecq escribe: “Creo que acabo de demostrar que yo también podía ser sentencioso / grandilocuente / sincero (táchese lo que no corresponda).


El mundo real vs. el mundo del arte


Como en el Dante, la comedia incluye al infierno. Eventualmente, el festival de sarcasmos y egomanía, combinado con ajedrez (BHL escribe bellamente sobre este arte y Duchamp), muta en la realización del horror. Una parte de la correspondencia coincide con la aparición de la madre de Houellebecq como fenómeno mediático aliado con los medios culturales, sus archienemigos. Lucie Ceccaldi, su madre, promocionaba su propia biografía (La inocente) con revelaciones sobre él y dedicándose a llamarlo “un bastardo imbécil” en todo micrófono abierto. Ceccaldi abandonó a su hijo Michel cuando él era un bebé al cuidado de su abuela; cuarenta años después, alcanzó cierta notoriedad como una de las madres más malignas de la literatura (“Ceccaldi”, en Las partículas elementales) y ahora venía al mundo real a contar “la verdadera historia”. El episodio le valió a Houellebecq una tregua de piedad entre sus detractores, algo azorados ante la ostentación de maldad de esta señora. En las entrevistas, después de hablar mal de su hijo, la mujer se quejaba de que había venido a hablar de sí misma, porque estaba harta de hablar de él. BHL consuela a su amigo, que se entrega a un diálogo sincero.


Houellebecq había escrito contra la resistencia del mundo a la ficción –la manera en la que el mundo se defiende ante libros que “realizan” su promesa dentro del mundo, y lo invaden volviéndose reales dentro de él. Según él, hay una guerra entre el arte y el mundo real, donde el mundo estaría defendiéndose con su obsesión por lo real: “Después de la resonante publicación de Las partículas elementales, yo estaba dentro del engranaje; y también me había convertido en el hombre al que abatir. Al principio las cosas siguieron su curso más o menos tranquilo, en manos de carrozas más o menos civilizadas; no trascendieron del marco de la polémica literaria, pero yo no tardaría en conocer algo mucho peor”, comenta el más depresivo, que empieza a rumiar con los intentos del mundo de que deje de escribir y se suicide. BHL lo alienta: nosotros prevaleceremos; deambula la idea de que funcionan como mártires para dar con el diagnóstico de época. “Cuando un país es fuerte y está seguro de sí mismo, acepta sin rechistar cualquier dosis de pesimismo administrado por sus escritores. A la Francia de los 2000 le cuesta tolerar a tipos como yo”, escribe Houellebecq. La buddie movie contra los trolls toca su fin, aunque uno quisiera que las revelaciones no cesaran en sus contrapuntos deliciosos (mientras Houellebecq pondera la poesía como la máxima escritura, considerando la novela como un género menor, BHL hace revelaciones de una potencia sexual que sólo compite con la energía de su prosa: “escribo porque no se puede hacer el amor todo el tiempo, y como no puedo hacer el amor todo el tiempo, escribo”.) El proceso de degradación de los valores es irreparable: las masas neoconservadoras de Internet participan de la disolución completa de una empatía verdadera: todo el mundo observa como normal la carroña impune que se hace de otros: lo novela (que es el business) triunfa, mientras la poesía se hunde. Una idea parece salvar a los comediantes de los círculos eternos: la intuición de BHL de la carga positiva de la infamia, que es “la desinformación, el arte supremo, gideano, del monedero falso, de resistirse a la exhortación universal a ser uno mismo, ir contra el mandamiento de época”.


Saturday, June 19, 2010

Malvavisco contraintuitivo

mientras me preparo para irme a la NASA en un mes, mi espíritu cientificista mira Camerún-Dinamarca y se aventura a lugares insospechados. arriba, marshmellows mojados en café caliente. not bad.

Sensaciones

No sé, me tiene un poco fría este Mundial. Será que la pelota es tan liviana, y rebota; no sé. Me encanta, naturalmente, que todos la sigan chupando, y me parece un regalo divino que el Diego ponga la patita como un jugador más cuando la pelota se va afuera; Inglaterra y Francia en problemas, una delicia, pero no sé, quizás el ballenazo fue un hit demasiado alto y sólo extraño a Martín. Quizás me pone nerviosa que el Diego esté hecho un duque psicoanalizado, tan calmo y cabal; que las frases de los jugadores no empiecen con "ante todo" y cierren con "gracia' a vo'". Me pega mal la voz de Niembro desde ya. Me gusta la remerita de la Selección en el Pipita, y me preocupa la defensa como a todos, pero bue, la delantera no se puede creer, y hasta la Brujita está jugando al fútbol y no en pose del Beckham latino, está bien. Pero este año no tuve sueños pre-mundial con Crespo y Tévez -el anterior soñé que estábamos en un supermercado, charlando en las góndolas: una metáfora de la FIFA o de San Lorenzo.
Quizás, haber desistido de la adicción gregaria a las redes sociales deprecia mi tacto de las sensaciones colectivas con fecha de expiración. Not bad. Lamentablemente, algo existe que me impone regresar a Facebook:

Menganno patrulla las calles de Aldo Bonzi con una motito, vestido de superhéroe. Insta a los demás a patrullar con él y ser super heóres de la cuadra. Menganno es el super héroe Contra La Inseguridad. Tiene una original manera de usar los puntos suspensivos, y entre sus enemigos, está Mr. Paco, San Piquete, y el Capitán Inseguridad. Tengo que saber todas sus novedades, ser su fan.

POST EDIT: DELETE ALL!!! GOOOL

Friday, June 11, 2010

Proyecto para volver a convertir Australia en una colonia penal

el gobierno australiano está analizando promulgar una política que pide a los servidores de internet (los fibertels, etc) que retengan datos precisos de cómo sus usuarios usan internet, incluyendo información sobre emails enviados y su historial de búsquedas en la web.

One internet service provider (ISP) source told ZDNet Australia that the Australian regime, if implemented, could go as far as recording each URL a customer visited and all emails.

That source said such a regime "would be scary and very expensive".

Another industry source said Australians should "be very f***ing afraid".

via ZDnet

Wednesday, June 9, 2010

I see fanzines


leo lápiz en mano las fotocopias de Jacob Taubes que nos dejó el Uno y Trino -occidental eschatology- y me lo imagino -al texto, no al Altísimo- como un fanzine ilustrado a la manera del Génesis de Philip K. Dick por Robert Crumb, y no tanto por andar releyendo Dick sino por las historietas del diario íntimo de Mariano Dorr (y su inmanencia de dicks?). ilustrado por María Giuffra, me lo llevé anoche de confesionario, es pegajoso y excelente.

Monday, June 7, 2010

Confes estelar!

CONFESIONES DE ESCRITORES
_ VERDADERO_PRIMERA PERSONA_CONFESIONAL
-Julián Gorodischer-Mariano Dorr- Gabriela Cabezón Cámara
confesora: Ceci Szperling -- Martes 8 de junio 20hs en el CCRojas - Gratis

Quaestiones quodlibetales

Discutíamos teología el viernes a la madrugada por la calle Godoy Cruz y encontramos, en esta calle famosa por sus travestis, este recado divino. Una media de red y una carterita hecha con ingenioso arte manual, forrada en una bombacha culotte de encaje rojo. Segundos antes, era Dodi quien reconstruía los trinos del argumento: ¿Es el pecado anterior a la ley, o la ley anterior al pecado?
Pasé al día siguiente, y ya no estaba. Y al Tercer Día, el Evangelio de Dañel habló de barroco thelogicum y Lost. (No necesito ver -las lenguas flotantes, el calendario sagrado- para saber que mañana he de aventurarme al Concilio Sempiterno del Uno y Trino, allí donde Carl Schmitt se bate a duelo con el mesianismo de Taubes.)

Libros-película

aunque sí llegó la crítica youtube de libros (Zona Rojas, con gafas dandy y pasiones desbocadas), la explosión de los booktrailers literarios se ha tomado más tiempo en llegar a Argentina, restringida a megalanzamientos no-lit como Peter Capussotto y "Jefazo" de Sivak. algunos críticos españoles deducen que la pauperización de la literatura en argentina la protege de las mieles de este capitalismo libresco, que sí florece en la tierra de Cervantes por albergar a las cabeceras de las multinacionales; sin embargo, esa clase de posiciones sólo son dables cuando la literatura se considera un espacio de santidad a proteger valiéndose de una teoría física alternativa (de la antimateria espiritual vs. el signo sacrílego), y no como lugar de experimentación con la conciencia contemporánea (espacio que, en el arte conceptual, incluye al mercado, pero que es resistido por la buena conciencia de la literatura).
aquí, algunos booktrailers que elegí porque me gustan o me disgustan particularmente; hay otros que vale investigar. primero, mi favorito: el autoreferencial Book Launch 2.0 (gran actuación para el escritor Dennis Cass!):

Jonathan Safran Foer (votado Most Annoying Perfomance) encarna la conciencia green de Brooklyn en un booktrailer familiar que recuerda dolorosamente a Reality Bites, pero mutando la optimista falta de compromiso en el futuro por perfiles de jóvenes familias que cultivan sus eco-kharmas. Moneyquote: "People believe in cooking more firmly than they believe in God"

el escritor Zach Galifianakis charla cervecita en mano y escucha Dolly Parton cuando escribe, tiene gracia natural (acá entrevista a Natalia Portman):

el malíiiiiisimo y geñal trailer de Level 26, con actuaciones estelares y destrucción de decorado en un universo abiertamente B:

el booktrailer italiano de E-doll, muy 1998:

éste vende la película interna al libro: la película de viscosidad monstruosa en Pride and Prejudice and Sea Monsters, muy excelente:

el más tonto y barato del mundo:

Friday, June 4, 2010

Ipads y delfines

Estuve jugando con un par de ipads, esos iphones con acromegalia condenados a una existencia sin Flash porque el líder religioso de Apple apostó a que Flash será pronto una tecnología obsoleta, i.e. él se está encargando de volverla obsoleta, mientras obliga al contenido de las revistas para ipad a parecer versiones ligeramente más coquetas de los CD-ROMS de los 90!! Sí, Cd-Roms, esas tecnologías obsoletas que se limitaban a contener páginas de texto plano sin animación ni movimiento.
Pero además de contar con el departamento de PR más poderoso del mundo (después de los suicidios en la maquiladora de Foxconn, la prensa estuvo publicando que en realidad la tasa de suicidios en Foxconn es inferior al resto de China cuando, además de las denuncias de golpes y malos tratos y paga en Foxconn, justo esa semana había salido una versión trucha de iphone con android... oh, el castigo divino de Jobs aguardaba a esos pecadores), apelaron al argumento de venta más imbatible del mundo: DELFINES.
los delfines usan ipads. es más: los ipads serían la interface humano-delfín para lograr un puente entre nuestras especies. y si a los delfines les gustan, caso cerrado; no hay nada más aspiracional que un delfín. hail Steve

Thursday, June 3, 2010

As teorias brasileiras!

beleza, cara!... proximamente, as teorias selvagens pela Editóra Saraiva. O Robinho va correndo pra adquirir o seu exemplar!